Tag Archives: Carlismo

[Conferencia] La Valvanera carlista que cambió nuestra historia

Valvanera carlista

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmailFacebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Declaración política del Partido Carlista con motivo del 40º aniversario de la Constitución de 1978

Los medios de comunicación de masas nos recuerdan estos días que hace cuarenta años la ciudadanía española ratificó en referéndum una Constitución. Sin embargo, salvo algunas excepciones, prefieren olvidar las carencias de aquel proceso constituyente. Las elecciones previas de 1977 no pueden ser consideradas como unas «primeras elecciones democráticas» como se suele afirmar, ya que el Gobierno postfranquista de Adolfo Suárez bloqueó la legalización de diversos partidos políticos, como fue el caso del Partido Carlista, impidiendo así su participación.

En ese contexto de restricción gubernamental del pluralismo democrático fueron elegidas las Cortes Constituyentes que posteriormente aprobaron el texto constitucional que se sometió a referéndum. No fue precisamente la española una Transición ejemplar. No solamente fueron marginadas las voces críticas, sino que muchos luchadores pagaron su compromiso político con la vida, en Vitoria, en Montejurra, en Atocha, en los San Fermines, etc.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmailFacebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

[Opinión] El carlismo o socialismo autogestionario

Artículo de Alberto Ibarrola Oyón publicado en en la página web de E.K.A.

Con una frecuencia inusitada y de forma recurrente se arremete contra el carlismo desde algunos sectores de izquierda, obviando la interesante evolución ideológica que protagonizó esta corriente durante el franquismo y que le llevó al socialismo autogestionario, que recoge sus tradicionales posturas contrarias a la política económica liberal y al centralismo, y que, a diferencia del Tradicionalismo, le confiere un carácter democrático.

Al parecer, algunos dirigentes de izquierda ignoran que el carlismo, lo mismo que el socialismo, más allá de cuestiones dinásticas, surge en oposición a la explotación del hombre por el hombre que impusieron en el siglo XIX el liberalismo económico y la primera revolución industrial, y en defensa de los derechos forales, lo autóctono y las tradiciones populares. Esta postura favorable al mantenimiento de las culturas autóctonas propició que su mayor arraigo lo obtuviesen donde existía una mayor autoconciencia, es decir, Euskal Herria, Catalunya y Galicia, pues, en efecto, el carlismo constituye un precedente del nacionalismo democrático.Seguir leyendo en la web de E.K.A.

Carlismo

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmailFacebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

[Prensa] El carlismo rememora en Iruñea sus 50 años de oposición al franquismo

Noticia publicada en www.naiz.eus 23/11/2018

El 22 de diciembre de 1968 unos 2.000 carlistas se manifestaron en Iruñea para protestar contra la expulsión de Carlos Hugo del Estado español. Justo siete meses después, el 22 de julio de 1969, Juan Carlos I era proclamado sucesor de Franco, tal como había decidido el propio dictador. Así se recoge en la exposición ‘50 años. 1968-2018. Carlismo frente a franquismo’, que puede visitarse hasta el 16 de diciembre en el Palacio del Condestable de Iruñea.

Carlistas3

Imagen de una manifestación carlista en Lizarra en contra de Franco.

Dos días antes de su expulsión, Carlos Hugo había proclamado que La Rioja es una región propia, diferenciada de Castilla. Esa fue la excusa utilizada por el franquismo para expulsarle, junto a su familia, y dejar vía libre a Juan Carlos I en la sucesión al trono tras la muerte de Franco, que aún tardaría cinco años en llegar.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmailFacebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

[Opinión] O ley de la selva, o Carlismo

Artículo de Jesús María Aragón Samanes*

Carlismo

Uno cualquiera del Partido Carlista daría por bueno el significado de las palabras que escribe Guillermo Del Valle Alcalá el 18 de octubre pasado en Diario 16, aunque al llegar a la segunda parte del escrito se le encendería la luz roja y se daría cuenta de que ese discurso es falso, por incoherente. Habla el autor, negativamente, de paraísos fiscales, del modelo productivo, de la reforma laboral, de nuevas fronteras….

En todo esto, el Carlismo no ha tenido nada que ver. Todo eso se ha gestado en el interior del sistema liberal y capitalista que nos constriñe y ahoga a una gran mayoría de la sociedad.

Dice que es capaz de entender a Podemos y su propuesta de fragmentación del Estado para que las grandes fortunas y empresas se deslocalicen y no paguen impuestos en España, aunque debiera saber que ya lo hacen, y que las leyes que se lo posibilitan han partido del Gobierno central español.

Asimismo, dice que también es capaz de entender a Daniel Lacalle, un liberal de libro, y su defensa del “Cupo vasco”.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmailFacebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

[Publicaciones] El Federal Nº 67

Desde estas líneas, os animamos a partici­par en la confección y elaboración del contenido, así como a su sostenimiento económico para que su continuidad en so­porte papel sea posible porque sigue siendo el único medio accesible para muchos de nuestros militantes y porque nos da la posibilidad también de que otra gen­te, cercana, o no tanto, conozca nuestras propuestas de convivencia para caminar hacia una Sociedad más Cooperati­va, Justa, Solidaria y en Paz.

Por sólo 30€ al año, podrás recibir puntualmente cuatro números de El Federal en tu domicilio.

Para más información te puedes poner en contacto a través de nuestro correo electrónico:

partidocarlista@partidocarlista.com

 

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmailFacebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

[Opinión] El Terç de Montserrat. Ignorancia o malicia

Artículo de Matías Palau

Jo era molt jove ,amb els meus germans vam anar a Montserrat ,portava el cotxe en Lluis Josa (q.e.p.d), conegut cambrer aleshores del  famós  Bar Gol del carrer Mendez Nuñez de  Tarragona. Va ploure a bots i barrals, em sembla que va fer alguna desgràcia i greus llavassades a l’explanada prop del Monestir , no recordo si hi va haver-hi víctimes, però mai hi tornat a viure i sentir tanta por per la pluja, com aquella vegada. Teníem por de marxar cap casa, però les seves obligacions del treball el van fer atrevir a seguir,  anàvem amb un R-10 (el famós cotxe de les vídues, per la seva escassa estabilitat) i a prop d’Igualada vam haver d’aturar-nos, car es feia molt perillós  continuar.

 Gràcies a Deu a mitjanit vam arribar a Montblanc sans i estalvis.

Vaig preguntar a que havíem anat a fer Montserrat, no entenia res, vaig sentir uns discursos contra Franco i el seu règim, vam assistir a una Missa i es va cantar l’Oriamendi.(tot això fora del Monestir en el monolit dels carlistes).

 No se pas a quin cantó esteu

I que es el que no entens?

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmailFacebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

[Historia] 3 de octubre de 1833

Hace 185 años, el 3 de octubre de 1833, en Talavera de la Reina, el funcionario de Correos Manuel María González lanzaba el grito de: ¡Viva Carlos V!

El levantamiento se propagaría rápidamente por el resto de España dando inicio a la I Guerra Carlista.

Carlismo

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmailFacebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

[Opinión] La II República y el carlismo

Artículo de Manuel Fernández de Sevilla*

La II República fue el resultado del plebiscito democrático desarrollado el día 12 de abril de 1931. Aunque la mayor parte de los votos apoyaban las candidaturas conservadoras, que ganaron en el mundo rural, en la mayoría de las capitales triunfaron las candidaturas republicanas. Equiparar los votos emitidos en el campo a los de las ciudades, y darle la misma validez democrática es un grave error que algunos cometen.

Un sistema caciquil de más de 40 años que había logrado instaurarse tras la derrota del carlismo en 1876, que tenía por costumbre el pucherazo electoral, donde votaban los difuntos, y donde se amedrentaba a los braceros y trabajadores con la exclusión laboral si no votaban a los caciques monárquicos alfonsinos, perduró hasta el día 14 de abril de 1931, día que oficialmente se proclamó la República. Lo que acontecía en el campo, en el mundo rural controlado por los caciques conservadores, no puede traducirse su representación como libre y democrática, sino como un elemento de involución coactiva y coercitiva que imponía el voto a los jornaleros, braceros y campesinos sin tierras, para que votasen por los caciques conservadores, que iban de monárquicos y que les daba igual la justicia social.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmailFacebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

[Opinión] La tradición federalista del carlismo catalán

Artículo de Javier Cubero  publicado en www.naiz.eus 05/07/2018

No es un debate nuevo el de la participación del carlismo en la génesis del catalanismo. La novedad es el nivel de visibilidad que ha adquirido este asunto al saltar de la torre de marfil de la comunidad historiográfica a las tribunas de los medios de comunicación de masas. Rebuscando en la hemeroteca solamente encontraremos un caso semejante, la polémica desarrollada en las páginas de La Vanguardia a partir de la publicación, el 15 de julio de 1999, del artículo «¿Hubo 11.000 carlistas?» de Ernest Lluch.

Al igual que entonces, entre los escritores y periodistas que durante estos meses han tratado la materia tropezamos con planteamientos extremadamente diferentes. Mientras la mayoría esboza una filiación directa y automática entre el carlismo de ayer y el independentismo de hoy; una minoría, en cambio, niega la existencia de cualquier tipo de vinculación histórica entre carlismo y catalanismo. Arrastrados por intereses ideológicos de muy diverso tipo, algunos autores pretenden atribuir unas raíces exclusivamente republicanas, laicas, urbanas, europeas, e incluso masónicas y esperantistas, al conjunto del movimiento catalanista. Por lo visto deben de ignorar que el primer nacionalismo catalán, el que aprobó en 1892 las Bases de Manresa, y más tarde constituirá la Lliga Regionalista, no solamente exaltaba la casa pairal sino que proclamaría que «Catalunya serà cristiana o no serà». O que los carlistas que en 1931 fundaron Unió Democràtica de Catalunya no descubrieron el catalanismo de la noche a la mañana.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmailFacebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

[Publicaciones] El Federal Nº 66

Desde estas líneas, os animamos a partici­par en la confección y elaboración del contenido, así como a su sostenimiento económico para que su continuidad en so­porte papel sea posible porque sigue siendo el único medio accesible para muchos de nuestros militantes y porque nos da la posibilidad también de que otra gen­te, cercana, o no tanto, conozca nuestras propuestas de convivencia para caminar hacia una Sociedad más Cooperati­va, Justa, Solidaria y en Paz.

Por sólo 30€ al año, podrás recibir puntualmente cuatro números de El Federal en tu domicilio.

Para más información te puedes poner en contacto a través de nuestro correo electrónico:

partidocarlista@partidocarlista.com

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmailFacebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

[Opinión] La democracia y el origen del carlismo socialista

Artículo de Manuel Fernández de Sevilla* publicado en www.elcomunista.net

El problema de la democracia es su cortoplacismo en la toma de decisiones y soluciones al deberse a un mercadillo de votos. Por otro lado es una pantomima al hacer creer a la gente que sus decisiones serán tenidas en cuenta, cuando resulta que gobiernan en realidad los poderes financieros que no se presentan a las elecciones. Los partidos afines a los poderes financieros que representan los intereses del IBEX35 y otros grupos multinacionales son en realidad quienes gobiernan este país.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmailFacebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

[Opinión] Museo del Carlismo: una reforma contra la historia

Artículo de Manuel Martorell publicado en Diario de Navarra 29/05/2018

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmailFacebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

[Opinión] Carlismofobia y recentralización

Artículo de Javier Cubero publicado en www.naiz.eus 29/05/2018

Cuando en el pasado verano dos organizaciones juveniles de izquierda independentista, Ernai en Donostia y Arran en Barcelona, desarrollaron diversas protestas no contra el turismo, sino contra un modelo concreto de turismo masificado y sus nefastos efectos, algunos periodistas empezaron nuevamente a acordarse del Carlismo decimonónico.

Posiblemente el primero de ellos fue Víctor Lapuente Giné (“El País”, “Carlistas contra turistas”, 15/08/2017), quien estableció un paralelismo dos siglos después en base al común objetivo de «frenar el capitalismo liberal y quitar poder al Estado central para devolvérselo a una comunidad local supuestamente más auténtica», pero también a la misma localización geográfica en determinadas comarcas como el Berguedà. Si bien reconocía importantes divergencias respecto a la letra de los himnos, concluía afirmando que «el tono de su música es parecido: la épica de un pueblo que se rebela contra el mundo».

Es innegable la realidad histórica de un mundo rural pirenaico que en el pasado reivindicaba el foralismo carlista pero en el presente apoya al nacionalismo revolucionario. El caso de Berga podría ser considerado como paradigmático, si actualmente es el municipio más importante que gobierna la CUP, en tiempos de la Primera Guerra Carlista era la capital de la junta de gobierno del carlismo catalán.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmailFacebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

[Historia] ¿Por qué se levantaron en nombre del rey? La incomodidad de la izquierda ante el Dos de Mayo

A contiuación reproducimos este interesante artículo de Álvaro París Martín publicado en la web www.somosmalasaña.com

El Dos de Mayo de 1808 ha sido extensamente atendido en este periódico. No en vano, el devenir actual de sus calles sigue marcado por aquellos sucesos por la toponimia, sus fiestas, los turistas o la historia. En esta ocasión, damos tribuna a Alvaro París, especialista en el periodo, que acompaña el relato de los hechos con su visión desde el pensamiento político contemporáneo.

                                                                                                                                    Francisco de Goya

El Dos de Mayo de 1808 ocupa un lugar privilegiado en la construcción del relato nacionalista español. En la actualidad, esta conmemoración despierta lo más rancio del discurso “casticista”, en el que unas clases populares de cartón piedra se ponen al servicio de la construcción de una idea tradicional de España. Del otro lado del espectro político, el levantamiento del 2 de mayo siempre ha sido incómodo para la izquierda, que no se explica que la primera irrupción moderna de las clases populares en la política se hiciese en nombre de un Borbón y en contra de la herencia de la Revolución francesa. En los últimos tiempos, Podemos ha intentado sin demasiado éxito disputar la idea de Patria, buscando la matriz popular de la nación española. En un mitin celebrado en la Puerta del Sol en 2015, Pablo Iglesias exclamó que fueron “los de abajo” quienes se opusieron a la invasión francesa, frente a la pasividad de “unos gobernantes que sólo defendían sus privilegios”. Intentando conectar los acontecimientos de 1808 con la proclamación de la II República y el 15-M, el líder de Podemos integraba el Dos de Mayo en un relato alternativo sobre el surgimiento de una Patria popular y progresista1.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmailFacebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail