Tag Archives: Opinión

[Opinión] El dilema de Francia

Artículo de Manuel Fernández de Sevilla publicado en www.elcomunista.net 05/05/2017

La décision finale.

El sistema electoral de segunda vuelta francés, obliga a la ciudadanía francesa a pronunciarse por dos candidatos: el banquero Macron, representante del sistema, y la ultra nacionalista xenófoba y racista Le Pen.

Francia nunca ha dejado de sorprendernos desde antes de su revolución en 1789: Felipe IV el Hermoso contra la plutocracia encarnada en la Orden del Temple; Luis XIV el Rey Sol, enfrentado a los tratantes de usura representados por el famoso gran ministro de finanzas Nicholas Fouquet, y posteriormente en su lucha contra Holanda y la Inglaterra Orangista, potencias marítimas comerciales y coloniales que impulsaron el poder financiero bancario internacional en Londres y Amsterdam.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmailFacebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

[Opinión] La confederación como tercera vía

Artículo de Evarist Olcina publicado en www.noticiasdenavarra.com 04/05/2017

No hace mucho Karlos Garaikoetxea en una entrevista a La Vanguardia (22 de enero) decía: “España tiene que resignarse a una solución confederal a su problema en el País Vasco y Cataluña”. Propuesta razonable y posible surgida desde el cansancio de la desesperanza y del largo infortunio.

La declaración del antiguo carlista de juventud (Garaikoetxea lo fue en su Pamplona natal), y posterior Lehendakari en los difíciles años ochenta, es de una importancia capital para hacer presente una vía raramente mencionada y que, no obstante, es posiblemente la alternativa mas coherente al problema de la convivencia plurinacional en el estado español. Su importancia radica en que hace posible una salida viable y alternativa al conflicto irresoluble (así nos lo quieren hacer ver) entre los dos radicalismos que como permanente disyuntiva –centralismo sin opción alternativa, y secesionismo como su reacción mas extrema- están enrareciendo una deseable y nunca plena convivencia dañada hace ya largo tiempo -para la entera Euskal Herria con raíces en la “unidad constitucional” de 1812 – y para Catalunya, tras varias intermitencias, desde 1640.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmailFacebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

El Partido Carlista y el 1 de Mayo


La gran crisis económica de la globalización neoliberal ha dejado fuera de juego a gobiernos, organismos internacionales, partidos políticos, patronales y sindicatos.

Nadie ni nada ha servido para controlar un sistema financiero, corruptor y corrompido, que campa por sus respetos y que obliga a gobiernos y organismos internacionales a acudir en su ayuda, y que representa a la economía especulativa, aquella que hunde a particulares, familias, empresas y países. Un conjunto de especuladores financieros que, refugiados en paraísos fiscales, parasitan a la economía real, la de producción y servicios, la de empresarios, técnicos y trabajadores.

Crisis económica, crisis política y crisis institucional, que es consecuencia de la profunda crisis moral que atenaza nuestra sociedad, en la que aquellos sindicatos, financiados y espléndidamente subvencionados por el régimen, dictan la política económica de un gobierno, y de sus correspondientes gobiernos territoriales, con mucho simbolismo, poco realismo y ninguna solución concreta.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmailFacebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

[Opinión] Museo Carlista: ‘Propiedad de la historia’

Artículo de Evarist Olcina publicado en www.noticiasdenavarra.com 21/04/2017

Al final de lo que se llamaba Bachillerato visité por primera vez Roma, y a uno de los sitios que nos llevaron fue a ver el denominado Foro Itálico, construido para albergar los juegos olímpicos que a causa de la guerra mundial no se pudieron celebrar. Se trata de un magnifico espacio arquitectónico con añorantes reminiscencias del Imperio Romano y que hoy en día sigue perfectamente conservado, manteniendo incluso un obelisco de 17,5 metros de altura en mármol blanco y en el que, ocupando toda su extensión, de arriba abajo aparece una inscripción que dice Mussolini y en otro plano de su base Dux acompañado de unas fasces, clamoroso signo fascista. Tan escandaloso alarde político de un partido tan combatido y despreciado no se derribó al concluir la guerra, ni se ha borrado su leyenda, ni se ha descuidado su conservación para lograr su total deterioro. Ha habido, efectivamente, alguna petición de, al menos, quitar o sustituir la estentórea leyenda, pero todo sigue igual, y es más hasta en una pancarta de las anónimamente depositadas a su pie se contenía esta definitiva declaración: Proprietà della Storia, que explicaba y justificaba el respeto hacia aquel monumento por parte del culto e inteligente pueblo italiano.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmailFacebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

[Opinión] Respuesta al Ateneo Basilio Lacort y a las reflexiones de sus miembros

Artículo de Patxi Ventura publicado en www.naiz.eus 03/04/207

¿Pero qué es realmente lo que quieren los Sres. del Ateneo Basilio Lacort además de injuriar y provocar de forma chulesca e irracional…? ¿A donde quieren llegar?

Lo cierto es que el Museo del Carlismo fue creado con fondos cedidos gratuitamente en su mayor parte por el Partido Carlista para su exposición y que desde antes de su inauguración ya reclamabamos que la orientación y dirección del mismo fuera estrictamente aséptica y alejada de cualquier tendenciosidad política, sin que esto hasta ahora haya sido posible, motivando nuestras continuas quejas al respecto. Surgió esta serie de artículos reiterando ante el Parlamento esa revisión no conseguida solicitando una dirección y un comité científico transversal para que sus contenidos lejos de cualquier sectarismo político se atuvieran solo a la mas amplia verdad histórica contrastada y a las últimas investigaciones académicas al respecto, ampliando su cobertura hasta nuestros días.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmailFacebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

[Opinión] No somos nada…, pero nos imputan todo

Artículo de Manuel Fernández de Sevilla* publicado en la web www.elcomunista.net

El jueves 9 de marzo de 2017 salió una noticia publicada en el diario Noticias de Navarra firmada por los miembros del Ateneo Basilio Lacort. Todos los argumentos señalados son sesgados y tergiversadores.

Para empezar en ningún momento se hacen eco del rechazo carlista al Decreto franquista de Unificación de 1937, y lo que supuso en el seno del carlismo la expulsión inmediata de todos aquellos que aceptaran la unificación con la falange y los nacional sindicalistas. Ello tuvo como respuesta el cierre de las academias militares carlistas, y la apropiación de los hospitales y la prensa carlista por parte del régimen franquista que se estaba fraguando.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmailFacebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

[Opinión] ¿Ignorancia intencional?

Artículo de Evaristo Olcina y Patxi Ventura publicado en www.naiz.eus 31/03/2017

Contestando a Carlos Martínez, Víctor Moreno, Fernando Mikelarena, José Ramón Urtasun, Clemente Bernad y Txema Aranaz –Miembros del Ateneo Basilio Lacort en :Reflexiones sobre un escrito de Patxi Ventura y Evaristo Olcina

Cabe pensar benévolamente que el principal problema de «los seis del Ateneo» es su premeditada y partidista ocultación, tergiversación y manipulación de la verdad. ¿O es simple ignorancia? Esto último sí que sería grave dado que entre tal pequeño grupo de amigos hay profesores de Historia.
Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmailFacebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

[Opinión] Don Javier de Borbón Parma, más allá del damnatio memoriae

Artículo de Javier Cubero publicado en www.naiz.eus 29/03/2017

No es un secreto que la “Marcha de Oriamendi” sea el himno más emblemático del carlismo en su historia. Ni tampoco que fue incluida en el cancionero institucional del franquismo. Lo que no es tan conocido es el hecho de que la dictadura falseó la letra de Ignacio Baleztena, manipulando los dos últimos versos de la tercera estrofa, al sustituir «Venga el rey de España/A la corte de Madrid» por «Que los boinas rojas/Entren en Madrid». Esta pequeña distorsión no fue más que una muestra más del discurso falsificador del régimen respecto al carlismo. Una vez que los requetés desfilaron por Madrid tras la contienda bélica, en el guión oficial no les correspondería ningún otro papel político que la disolución, pues supuestamente ya habrían cumplido con su misión tras un siglo de lucha.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmailFacebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

[Opinión] Carlismo, populismo y comunitarismo

Artículo de Javier Cubero publicado en www.naiz.eus 23/03/2017

Fernando Mikelarena, Víctor Moreno, Carlos Martínez, José Ramón Urtasun, Clemente Bernad y Txema Aranaz, todos ellos miembros del Ateneo Basilio Lacort, siguen empeñados en su campaña anticarlista. Como aparentemente desconocen todos los avances que durante los últimos 40 años se han producido en la ciencia histórica en relación al Carlismo, les quiero recomendar como primera lectura “La ideología carlista” (1868-1876) (Diputación Foral de Gipuzkoa, 1984) del profesor Vicente Garmendia (Université de Bordeaux). A ver si así empiezan a ampliar sus horizontes intelectuales en lo que se refiere a esta materia más allá de los tópicos de la franquista «Formación del Espíritu Nacional».

Por lo que se ve les ha resultado especialmente molesto que les recuerden que durante el siglo XIX el legitimismo carlista, inicialmente en solitario y posteriormente acompañado por el republicanismo piimargalliano, fue el vehículo de las reivindicaciones forales y sociales de «los de abajo». La realidad histórica, encaje o no con sus limitados esquemas ideológicos, es que los conflictos etnoterritoriales y socioeconómicos no son consecuencia de los «modernos» movimientos nacionalistas y/o obreristas del siglo XX, sino al revés, tales movimientos son expresión de una problemática estructural previamente existente que tuvo y tiene diversas expresiones a lo largo del tiempo.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmailFacebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

[Opinión] Los siniestros números de la represión

Artículo de Evarist Olcina publicado en www.naiz.eus 23/03/2017

Nuevamente opinan un pequeño grupo de personas –seis–, las mismas que abogan no ya por la renovación para exponer la verdad histórica consensuada científicamente de los fondos del denominado «Museo del Carlismo» sino proponiendo su total desmantelamiento y desaparición que fundamentan en la muy culta razón de que «quien quiera un museo que se lo pague», o sea el Partido Carlista, que es como si se solicitara que quien quiera un Archivo del Reino de Navarra que se lo pague (en este caso serian los investigadores y algún ocioso desocupado). O aún peor: propiciando, en definitiva, la destrucción de sus fondos, una actitud que me recuerda la del Daesh respecto al museo y ruinas de Palmira.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmailFacebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

[Opinión] Gracias a quienes participan sin odio

Artículo de Lázaro Ibáñez publicado en www.noticiasdenavarra.com 23/03/2017

Ante el debate acerca de la historia del carlismo que se ha suscitado en las páginas de este periódico, como secretario general del Partido Carlista de Navarra me veo obligado a intervenir. Después de cincuenta y cuatro años de militancia social, sindical y política (antifranquista y antifascista), de haber sido detenido (varias veces), multado y torturado, como miles de compañeros carlistas, en lucha contra la dictadura y a favor de una auténtica democracia, jamás pensé que unos hechos históricos pudieran llevar a semejante enfrentamiento.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmailFacebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

[Opinión] Pena

Artículo de Fermín Martínez publicado en www.noticiasdenavarra.com 13/03/2017

Qué odio, cuánto rencor, cuánta inquina rezuman los últimos escritos de los autores y miembros del ateneo llamado Basilio Lacort publicados en éste y otros medios en relación al carlismo y al Museo de Estella-Lizarra.

Qué pena me da cuando leo y releo esos artículos llenos de ira, sabiendo que han sido escritos por personas de vasta cultura y conocimientos científicos que no tengo duda aplican a diario en sus quehaceres personales y profesionales. Ello nos haría pensar que no carecen de un mínimo de sensibilidad hacia los demás, de eso que todos conocemos como empatía; pero quia.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmailFacebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

[Opinión] El Carlismo y otras hierbas: los criminales siempre intentan justificarse

Artículo de Manel Moliner publicado en www.naiz.eus 07/03/2017

Se está produciendo en Navarra un debate en torno al carlismo y a la memoria histórica por parte de historiadores, entidades, ciudadanos, políticos, polemistas, etc.

A mi modo de ver, el meollo de la cuestión está en que unos acusan al carlismo, con múltiples argumentos, de ser un movimiento criminal, y otros se dedican a defenderse o defenderlo de esa acusación.

Todos los participantes en la polémica son parte interesada; son juez y parte. Yo también, pues nadie está exento de prejuicios.

A lo largo de la historia un sector de los defensores de cualquier ideología, formación política, nación, filosofía, etc. han cometido crímenes, desde los primeros pueblos primitivos, hasta los defensores de los más modernos y progresistas sistemas de organización política, aunque todos han tenido sus luces y sus sombras. Sin embargo todos han tratado de ocultar sus crímenes con mayor o menor eficacia.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmailFacebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

[Opinión] La obsesión anticarlista del ateneo Basilio Lacort

Artículo de Javier Cubero publicado en www.naiz.eus 06/03/2017

Quienes contra toda evidencia histórica y contra el criterio abrumadoramente mayoritario de los historiadores especializados en la materia, sostienen reiteradamente que los carlistas que se desmarcaron del franquismo, ya desde 1937, fueron «una minoría» no merecen más que descrédito por su permanente deshonestidad intelectual.

Los miembros del Ateneo Basilio Lacort no han sido capaces de responder a las múltiples deficiencias y trampas que se han señalado en su discurso histórico, pero en cambio pretenden seguir sentando cátedra con una alegría totalmente impúdica.

Se preguntan por la relación de Espartero con la Guerra Civil de 1936, «olvidando» que quienes precisamente se aprovecharon recientemente de aquella guerra para anatemizar toda la historia del carlismo desde 1833 hasta la actualidad «casualmente» fueron ellos… También muestran una incapacidad notoria para asimilar una noción básica de la «Historia social». Luego se quejarán de que se les llamé liberales o positivistas.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmailFacebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

[Opinión] Al fin todo claro

Artículo de Evarist Olcina publicado en www.naiz.eus 03/03/2017

En este mismo GARA que generosamente acoge nuestras opiniones, y en ocasión de inaugurarse en 2010 el Museo del Carlismo, se publicaba al día siguiente una crónica que denunciaba los muy parciales criterios de quienes habían sido diseñadores y responsables ideológicos de la muestra: «El Gobierno de UPN ha reproducido el carlismo de ‘valores religiosos’ y requetés, pero no el que defendió los fueros, se enfrentó a Franco y fue vetado en 1977».

Evidentemente así es, y ello, esa parcialidad denigratoria respecto al carlismo que debería agradar, o incluso refocilar, a los integrantes del ateneo Basilio Lacort, parece que tampoco consigue su beneplácito, ya que haciendo gala de un españolismo muy castizo los miembros firmantes en su, por ahora, última intervención del pasado día 27 abogan por el desmantelamiento del entero museo, algo que proponen, y así evidentemente ha de entenderse, desde su posicionamiento «liberal» a ultranza, posiblemente desconociendo el origen democrático de su creación a resultas de la aprobación unánime del Parlamento navarro tras vencerse las reiteradas negativas de la derechista UPN –partido en su origen con tantos antiguos franquistas, y también, como los miembros del ateneo, enemigos acérrimos del carlismo– que, al igual que ahora proponen los ateneístas, consideraban irrelevante, inútil o negativo conservar en las debidas condiciones un patrimonio que, se quiera o no, es fundamental para entender cerca de 200 años de la historia del pueblo navarro. Pero, por fin, y tras las vicisitudes que se exponen en un anterior excelente artículo de Javier Cubero, el 27 de abril de 2000 se firmó el decreto de su creación.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmailFacebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail