Tag Archives: Historia

[Prensa] El requeté olvidado

Noticia publicada en www.lne.es 06/05/2017

El historiador Javier Cubero de Vicente repasa la vida de Javier de Borbón-Parma, “un personaje desconocido pero de gran significación histórica”

El historiador Javier Cubero de Vicente, ayer, durante su charla.

Con motivo del cuarenta aniversario de la muerte de Javier de Borbón-Parma, el historiador Javier Cubero de Vicente hizo en el Club de LA NUEVA ESPAÑA de Gijón un repaso de la vida de este “personaje desconocido para muchos pero con una gran signifación histórica, tanto dentro de España como en Europa”.

Así, Cubero relató cómo Javier de Borbón-Parma gestionó, durante la I Guerra Mundial, un proyecto de paz separada entre Francia y Austria, que buscaba “finalizar la contienda lo más velozmente posible”.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmailFacebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

[Prensa] Iruñea también tiene el «auténtico» catalejo de Zumalakarregi

Noticia publicada en www.naiz.eus 04/05/2017

El Museo Zumalakarregi, de Ormaiztegi, se vanagloria de tener en sus vitrinas el «auténtico» catalejo del general carlista, nacido en esta localidad de Gipuzkoa en diciembre de 1788. Pero en Iruñea se conserva otro catalejo suyo que también es auténtico. Fue el que estaba utilizando cuando cayó herido el 15 de junio de 1835 durante el sitio de Bilbo.

Catalejo2_uriz_

José Lázaro Ibáñez, secretario general de EKA en Nafarroa, despliega el catalejo de Zumalakarregi junto al portal de las murallas de Iruñea dedicado al general carlista. (Iñigo URIZ/ARGAZKI PRESS)
El catalejo de Zumalakarregi que se conserva en el museo de Ormaiztegi fue un regalo del embajador británico Lord Eliot, que viajó hasta Euskal Herria para tratar de evitar los fusilamientos de prisioneros y heridos al principio de la Primera Guerra Carlista.

«Eliot y Zumalakarregi simpatizaron y como muestra de su aprecio el británico le regaló al vasco un catalejo que había pertenecido a Wellington», explica la página web del museo. Su autenticidad se confirmó cuando la biblioteca recibió la obra titulada ‘Papers relating to Lord Eliot´s mision to Spain in the spring of 1835’, publicada en Londres en 1871, que recoge entre sus documentos el diario del coronel Gurwood, secretario de Eliot en esa misión.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmailFacebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

[Historia] Carlismo y lucha antifranquista: el Aberri Eguna de 1976

De la web del Partido Carlista de Euskal Herria-E.K.A.

<< (…)La muerte de Berazadi condiciona también el desarrollo del Aberri Eguna, que se había convocado este año, el 1976, en Iruña (Pamplona). La derecha vasca y la llamada izquierda estatalista, temerosos de la represión que sobre ellos podía caer, encuentran en aquel hecho el pretexto ideal para su claudicación. El gobierno vasco -es decir el PNV y el PSOE- anuncia su inasistencia en una nota hecha pública el 13 de abril en base a «la grave tensión creada por los incidentes de todo género que se suceden desde hace varias semanas»; la Asamblea Democrática, ni que decir tiene, se suma al boicot. Por el contrario, la izquierda abertzale en su conjunto -ETA (m y pm), EHAS, LAIA, LAB-, junto con MC, LCR, ORT y el Partido Carlista, mantiene la convocatoria.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmailFacebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

[Opinión] Don Javier de Borbón Parma, más allá del damnatio memoriae

Artículo de Javier Cubero publicado en www.naiz.eus 29/03/2017

No es un secreto que la “Marcha de Oriamendi” sea el himno más emblemático del carlismo en su historia. Ni tampoco que fue incluida en el cancionero institucional del franquismo. Lo que no es tan conocido es el hecho de que la dictadura falseó la letra de Ignacio Baleztena, manipulando los dos últimos versos de la tercera estrofa, al sustituir «Venga el rey de España/A la corte de Madrid» por «Que los boinas rojas/Entren en Madrid». Esta pequeña distorsión no fue más que una muestra más del discurso falsificador del régimen respecto al carlismo. Una vez que los requetés desfilaron por Madrid tras la contienda bélica, en el guión oficial no les correspondería ningún otro papel político que la disolución, pues supuestamente ya habrían cumplido con su misión tras un siglo de lucha.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmailFacebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

También fuimos los primeros

Ante los asesinatos perpetrados en la ciudad estadounidense de Orlando, publicamos el siguiente artículo en el que se recuerda la lucha histórica del Partido Carlista y sus militantes en favor de la comunidad gay.
Cuando en 1975 murió Franco la gente de este país estaba como aterida, sus músculos relejaban la contención de la falta de libertad, sus labios aún no se atrevían a conectarse con el cerebro para decir la verdad, gritar y reír despreocupadamente; la inmensa mayoría seguía moviéndose meses después como en el día que se anunció el fin del dictador, con la mecánica del asustado siervo.
Sólo unos pocos continuábamos nuestra lucha, en la clandestinidad oficial, y así estuvimos hasta al menos un año o -nosotros los carlistas- hasta 1977 cuando algunos a los que ahora santifican y enaltecen los lacayos del “siempre bien situados”, cometieron la villanía, con la tradicional bajeza de los miserables, de no legalizarnos, mientras atentaban a los asesinos del Montejurra 76, o se ametrallaba a los obreros de Vitoria.
Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmailFacebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

La Batalla de Somorrostro (del 12 al 28 de mayo)

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmailFacebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Museo de Lizarra: visita a un Carlismo sin fuero ni Montejurra

Por su interés así como por lo acertado de sus observaciones reproducimos el artículo publicado en GARA el día 24 de marzo del 2010.

Fuente: http://www.gara.net/azkenak/03/190074/es/Visita-Carlismo-sin-fuero-Montejurra

Ayer fue un gran día para los veteranos militantes carlistas, que lucieron la boina roja en la inauguración de un museo largamente reclamado. Pero Carlos Hugo de Borbón Parma, máximo símbolo de este antiguo movimiento político, admitía una sensación agridulce: “Le falta algo”. El Gobierno de UPN ha reproducido el carlismo de “valores religiosos” y requetés, pero no el que defendió los fueros, se enfrentó a Franco y fue vetado en 1977.

24/03/2010 8:38:00

LIZARRA-. El viejo carlismo ya tiene su museo. El viejo, porque en el edificio inaugurado ayer en Lizarra no se hallará ninguna referencia posterior a 1939, cuando el movimiento abrió distancia respecto al franquismo y acabó derivando en una propuesta muy diferente que actualmente encarna el Partido Carlista-EKA. Fue éste quien decidió legar su patrimonio al Gobierno navarro, y UPN ha hecho lo que cabía temer: acotar ideológica e históricamente un movimiento político que ha dado muchas vueltas en dos siglos.

Para la mayor parte de los historiadores, el valor que caracterizó auténticamente las guerras carlistas en Euskal Herria fue el combate por los fueros, por la soberanía en otras palabras. Para las generaciones más jóvenes, el carlismo es la víctima del ataque ultraderechista de Montejurra, en mayo de 1976, que ocasionó dos muertes. Y a otros aún más jóvenes quizás sólo les suene porque se publicó que en las últimas elecciones las listas de EKA fueron investigadas por si habían sido “infiltradas” por la izquierda abertzale. Nada de esto se pudo hallar en el discurso de Miguel Sanz. Para el presidente navarro, el carlismo es otra cosa: “Referencia de guerras y de sufrimiento, de defensa a ultranza de los valores religiosos, de integridad moral y de generosidad personal para mantener la esencia de las tradiciones”.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmailFacebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail