Cuestión de talla

Con la pasada reunión sobre el cambio climático en Copenhague, la COP-15, Dinamarca se cubrió de gloria al dejar escapar sin frutos una oportunidad de oro para mostrar su mejor imagen ante el mundo entero; no lo pudo hacer peor el Gobierno de Dinamarca: demasiado avión, demasiada limusina y demasiada palabrería entre los representantes de los Gobiernos allí reunidos, y muy poco compromiso para una acción decidida y común a favor del asunto que allí les reunió el pasado mes de diciembre: el clima y los problemas que nos acarrea su cambio acelerado.

Si a esto le añadimos la mucha policía que se dedicó a detener preventivamente (¿!) a más de 2000 ecologistas festivos y nada agresivos (¡en un país que se supone culto y democrático del norte de la Europa democrática!), y que repartió borra a manta y sin ton ni son, el cuadro está completo.

¡Qué va! falta lo mejor: esa policía fue incapaz de detectar a 4 miembros de Greenpeace, éstos sí, comprometidos con el clima y con la Humanidad, que tuvieron que desplegar dos pequeñas pancartas en las que pedían menos hablar y más actuar a los políticos allí reunidos para cenar opíparamente, en el centro de un edificio supervigilado, el palacio real, para ser detectados, neutralizados, y encarcelados e incomunicados durante 21 días (fiestas de fin de año y Año Nuevo). La venganza de los impotentes; esa es la imagen que quedó de Dinamarca.

Todos somos responsables de la desorbitada velocidad del calentamiento del planeta, en relación a su ritmo natural; unos más que otros, .¡Claro! los que antes comenzaron a contaminar con su tejido industrial son ahora ricos y tienen mayor culpa y, por tanto, mayor responsabilidad. Es el Capitalismo; son los países capitalistas; son los hombres y mujeres, empresas y Gobiernos que piensan y viven en capitalista, buscando el beneficio económico rápido y particular, sin preocuparse del vecino, ni de cuidar el medio ambiente en el que se desenvuelve la vida en general y la nuestra en particular, como no sea para explotarlo y agotarlo.

Existe un consenso científico mayoritario sobre las causas de la aparición de los problemas que nos plantea la velocidad acelerada del cambio del clima: sobrecalentamiento de la Tierra por la excesiva presencia de CO2 en la atmósfera (deshielo de los glaciares y de los Polos, con el consecuente aumento del nivel de los mares y su consiguiente desalinización, crecimiento de los desiertos y otros no menores).

Existe relación directa entre la actividad humana industrial y el rápido atpnento de la concentración de C02 en la atmósfera. El culpable es el modo de producción capitalista dominante y su consiguiente estilo de vida de sobreconsumo y despilfarro.

Tenemos que trabajar para cambiar esta mentalidad, estos valores destructivos de la vida comenzar una nueva forma de producción más ecológica, utilizando energías renovables y menos contaminantes, aunque descienda la sobreproducción y nuestro ritmo de vida se haga algo más pausado y lento, en pos de una Sociedad más cooperativa, participativa y responsable de sus miembros y del medio ambiente que nos sustenta, para legar a las generaciones siguientes un planeta con posibilidades de vivir, a  los que tienen derecho ya que esta Tierra no pertenece a esta generación actual.

Es la hora de seguir “manos a la obra” y no sólo de lamentar la oportunidad perdida,ni de reprochar a los sedicentes líderes políticos del mundo su egoísmo nacionalista y su falta de altura y cortedad de miras frente a un peligro real para la Humanidad, según el consenso científico mayoritario.

Y es que la atmósfera no reconoce las cicatrices de la Historia, las fronteras artificiales, producidas por las guerras habidas a lo largo de la Historia, y por ahí debe venir la solución a un problema sin fronteras, ya que a todos nos afecta, en mayor o menor medida.

Visto lo visto, tendremos que seguir siendo los ciudadanos de a pie los que continuemos con nuestros pequefios gestos cotidianos a favor del medio ambiente (caminar, ir en bicicleta, utilizar el transporte colectivo, compartir el coche, reciclar, reutilizar, limpiar, cultivar flores, plantas, árboles, utilizar la energía que necesitemos cuando la necesitemos y no más, sin derrochar, a favor de la vida en el planeta Tierra, a favor de la Humanidad, hasta cambiar a esos políticos que no están a la altura de las circunstancias, y sin talla suficiente para afrontar la situación peligrosa que estamos generando nosotros mismos con nuestro estilo de vida productivo y de sobreconsumo derrochador.

Y cuando nos llegue la ocasión, buscaremos la patata donde haya mata, por si acaso, y para tener más posibilidades de encontrarla, más posibilidades de éxito, más posibilidades de vida graciosa.
Jesús María Aragón Samanes

J.Mª Aragón. Tudela, 25-1-2010

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmailFacebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

One Response to Cuestión de talla

  1. elordi dice:

    Tienes toda la razón.Yo me he expresado en parecidos términos en otros foros y me han dicho de todo.Demagogo,que si tengo un maniqueismo de parvulário,me han echado toda su porquería encima.Algunos no soportan que se diga del capitalismo lo que es.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *