35 años de Montejurra 76

Publicado en diario de Noticias 3/05/2011

El franquista Fraga, actual presidente honorario del PP y entonces responsable del Ministerio de Gobernación, junto a sus colegas Adolfo Suárez (ministro secretario general del Movimiento Falange); Martín Villa, ministro de Relaciones Sindicales, y el general Campano, director de la Guardia Civil, andaba aquellos días con el eslogan de la calle es mía, intentando abortar los actos del 1º de Mayo, intoxicando y utilizando todos los resortes y toda la violencia de la dictadura que mantenía atados y bien atados a los tres poderes que se resumían en uno solo que era el de la fuerza, y que además no tenía votos particulares ni rubor alguno y seguía perpetuándose tras la muerte física que no política de Franco.

Entonces era la defensa de la nación española, de su religión, de la independencia patria y los 40 años de paz frente al estalinismo invasor y disgregador, el argumento que utilizaban para asustar al pueblo y hacer tabla rasa con los adversarios políticos, tachándolos de comunistas, leninistas, estalinistas e incluso maoístas, anarquistas y masones a cuantos protestábamos contra la dictadura y sus herederos, defendiendo la libertad sindical y la democracia participativa, dándoles igual que fuéramos estudiantes, sindicalistas de USO, UGT, Comisiones o de la HOAC (Hermandad Obrera de Acción Católica), o simplemente carlistas y demócratas amantes de la libertad y los DDHHCCPP. Sigue leyendo

Comparte el contenido

Un gran negocio, pero ¿para quién?

Publicado en diario de Noticias 29/04/2011

¿Cuál fue la finalidad del dinero público que se inyectó a las entidades financieras a raíz de la crisis? ¿Hacer grandes negocios para seguir aumentando beneficios, repartiendo millonbonos entre los ejecutivos y compensando cuentas incobrables no solo del ladrillo sino también de los partidos políticos, o primordialmente para mantener la financiación básica de las empresas viables y con ello el máximo empleo?

Asegura el presidente del Gobierno español que hasta ahora el Estado ha ganado 3.000 millones de euros por concepto de intereses cobrados a los bancos por aquellos préstamos. Pareciera que lo que verdaderamente interesa a la sociedad y por lo que debiéramos preguntarnos, y muy especialmente él, es por cómo se han aplicado aquellos fondos, y por qué no se han cumplido los objetivos que oficialmente se marcaron, así como por cuántas veces hay que multiplicar esa cantidad para saber lo que realmente han ganado esos bancos especulando en su particular beneficio con esas cifras astronómicas en estos tiempos de crisis y extrema falta de liquidez a costa de la miseria de cerca de 5 millones de parados. Sigue leyendo

Los Fueros, nuestras libertades

Publicado en Diario de Noticias. 14/03/2011

Se acostumbra a utilizar el término Fuero para designar las cartas de fundación de ciudades y villas, o para referirse al estatuto jurídico de los congresistas. Las cartas pueblas, como todos sabemos, tenían como objetivo incentivar la residencia en lugares determinados, fronterizos, despoblados, etcétera, y en ellas se solían recoger exenciones al Fuero común que, lejos de representar ningun privilegio, intentaban compensar proporcionadamente los esfuerzos o sacrificios exigidos a esos pobladores; y en el caso de los congresistas aforados, ese Fuero se refiere a los derechos adicionales que se otorgan a esos actores políticos para que, sin temor a quienes detentan el poder en cada momento, puedan afrontar los peligros a los que normalmente se enfrentan para ejercer la representación popular. En ningún caso se trata de un privilegio sino de un acuerdo o compensación.

Los Fueros en los territorios forales no sólo significan normas de carácter local sino también y especialmente las leyes de tipo general que estas comunidades se dieron a sí mismas en momentos históricos en los que gozaban de plena soberanía estatal. Podría decirse por analogía, aun tratándose de conceptos esencialmente distintos, que los Fueros eran y son las Constituciones de los territorios forales y precisamente con ese nombre están recogidas e impresas algunas recopilaciones forales en Catalunya. Sigue leyendo

El gozo en un pozo

Publicado en Diario de Noticias. 23/02/2011

Sabemos por experiencia que dura poco la alegría en casa del pobre y lo hemos vuelto a comprobar al ver cómo los que reclaman el voto utilizando el nombre y los símbolos de Navarra han vuelto a impedir que se recupere el derecho de todos los ciudadanos navarros a poder educar a sus hijos en la lengua autóctona, el euskara, en las mismas condiciones que se enseña el castellano de Castilla, la otra lengua oficial.

Lo más afrentoso es que además mientras los socios de UPN en el Gobierno dicen que no tendrían inconveniente en aprobar algo similar siempre que no supusiera imposición u obligatoriedad para nadie, ni extensión del euskara, los modernos beamonteses por medio del señor García Adanero han dicho que “con la excusa del principio de la voluntariedad, lo que se pretende es la imposición del euskera, y con la imposición del euskera, la persecución del castellano”. Y dado que no se trata de ningún profesional de la adivinación es de suponer que salvando las distancias habrá pensado como aquel ladrón: -que todos son de su condición- y que se quiere hacer lo mismo que ellos vienen haciendo con el euskara desde el Gobierno (…). Sigue leyendo

El último Nadal, la guerrillera y el Maestrazgo carlista

GARA (Euskal Herria) 13/01/2011

Patxi Ventura, militante de EKA

Que se conozca es lo que importa, aunque sea por el camino no excesivamente ortodoxo de la historia novelada, que despierta el interés por el conocimiento de la verdad

El recién concedido premio Nadal ha recaído en una novela de la veterana Alicia Jiménez Bartiett que se ha apartado de su género de la novela negra y se adentra en el apasionante de la guerrilla que durante mas de una década campó por diversos territorios del Estado.

La historia es casi biográfica respecto a un personaje tan atractivo como fue el de La Pastora, una persona que sería inscrita como mujer, pero que realmente era un hombre con los órganos sexuales atrofiados, por lo que al final acabó siendo conocido con el nombre de guerra de «Fulgencio», aunque su verdadera anotación registral era la de Teresa Plà Meseguer, nacida en el «mas de la Pallissa», casa de pastores de Vallibona, cerca de Morella, territorio de amplia repercusión y protagonismo en las guerras carlistas. Se decía que su familia era carlista. Sigue leyendo