¿Eres pobre? Pues no litigues

Publicado en Diario de Noticias. 6/03/2011

Está claro que para acelerar la Administración de Justicia lo mejor es que no haya pleitos, o al menos reducir las opciones de litigar, lo que en realidad se traduce en el recorte de las posibilidades de defensa de los ciudadanos.

Ahora resulta que solo los ricos, es decir, aquellos que reclaman cantidades importantes, o que deben millonadas, pueden tener acceso a una tutela jurídica completa y efectiva.

Y es que para que los procedimientos no se alarguen años y años, el Gobierno ha suprimido vía decreto los recursos por cuantías inferiores a 6.000 euros y solo se podrá instar la casación del Tribunal Supremo si la demanda excede los 800.000 euros. Así que los pobres directamente a la fosa común.

Hace años que se está reclamando una modernización de la Administración de Justicia, pero para que se aumenten sus medios y no para caer en el desamparo. Es como si para evitar las listas de espera en la Sanidad se decidiera que solo pueden ser intervenidos los enfermos de determinados estadios o dolencias.

El disparate ya ha sido denunciado por los jueces progresistas. Pero eso no basta. Hay que iniciar, o mejor reiniciar los plantes y las huelgas que se insinuaron hace dos o tres años, y que fueron acalladas, pues los jueces entonces se achantaron.

La Administración de Justicia ha de tutelar a todos, al igual que para todos ha de ser el trabajo, la sanidad y la educación.

Evaristo Olcina

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmailFacebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

One Response to ¿Eres pobre? Pues no litigues

  1. Arturo dice:

    La limitación del derecho a la Tutela Judicial Efectiva ya se venía haciendo desde hace tiempo:

    1º. Limitando progresivamente el acceso a la justicia gratuita. En la mayoría de los pleitos una de las partes, cuando no las dos, pleitea con abogado y procurador de oficio y desde hace tiempo hay solicitudes de justicia gratuíta que ni siquiera se tramitan por falta de una documentación que no se aporta ni se puede aportar. ¿Se creera la gente que para que un extranjero ilegal pueda ejercer su derecho, reconocido en la ley, tenga que aportar un informe de vida laboral?. Digo yo si está ilegal… no puede tener vida laboral y además ¿No es un principio de la administración que no ha de pedirse al administrado la documentación que la propia administración posea?. Pues lo dicho, a pesar de que la Ley de Extranjería permite a los extranjeros ilegales recurrir las resoluciones de expulsión, en la mayoría de los casos no se tramitan las solicitudes de Justicia Gratuía porque falta… (¡!) la vida laboral.

    Por cierto seis o siete años, cuando se necesitaba mano de obra semiesclava, no solo se reconocía la Justicia Gratuíta a todo el mundo, sino que la inmensa mayoría de los expedientes de extranjeria caducaban. Ayer la ley se aplicaba con laxitud hoy con extremado rigor e incluso bordeándola por fuera en muchos casos.

    2º. Con la reimplantación de las “Tasas Judiciales” para los recursos. En los primeros años de Felipe González se eliminaron de la Administración de Justicia las tasas judiciales y los gastos por papel de oficio, hace dos o tres años fueron reimplantadas para poder recurrir en cualquier jurisdicción que no fuera la penal.

    En fin que la pérdida progresiva de derechos era evidente desde hace unos años a esta parte y casi nadie ha dicho nada y todos conformes y contentos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *